miércoles, 31 de agosto de 2016

Después, mañana.

Estaba loca, loca de remate,
y era guapa, guapa de cojones.
y conocía a la luna,
y bailaba rock&roll frente al espejo,
y salía
y bebía
y no se acordaba de nada al día siguiente.

Estaba rota, tanto como un trapo,
y era dura, dura de roer,
y odiaba a los poetas,
y se ponía hasta el culo
y lloraba
y se corría
y no se acordaba de nada al día siguiente.

Dormía poco,
y tenía las ojeras más preciosas
que habían ignorado jamás.
Era la princesa de mi cuento,
la que follaba con Extremoduro sonando de fondo
y se metía de todo, menos mis drogas.

Amaba,
era capaz de amar,
por encima de cualquier boca despeinada,
de cualquier trovador de mierda,
de cualquier basura literaria que le escribía,
era jodidamente perfecta,
y su único defecto era yo.

Sospecho que venía de otro mundo,
por eso de que nadie había logrado entenderla nunca,
aunque siempre era la que más gritaba,
y que era inmortal
por eso de sus infinitas pecas,
y que me tenía calado,
y que sabía cosas sobre mí que nadie sabrá jamás.

Era la chica con la que desearíais pasear el resto de vuestra vida,
era la chica diez,
y le faltaban un par de veranos;
conmigo, digo,
y cada vez que me la encontraba por ahí,
me decía que no se acordaría de nada al día siguiente,
y aún así,
me iría a vivir con su olvido,
todos los días del resto de mi vida.

                                                                                                           -Miguel Gane

martes, 17 de mayo de 2016

Veranos.

Escucho a sabina cuando es de noche
y me acuerdo de lo mucho que gasto en quererte.
Quiere cantarme al oido
que ya no soy tu mejor caída
ni tu mejor vicio,
que has decidido embarcarme en otro vuelo
que no es el de mi falda.
Cómo le digo yo ahora a un poeta
que mi meta no era saber escribir,
sólo retratarte en un verso y así intentar hacerte sonreír.
ojalá el mundo con sus guerras pasase solo un segundo
que políticos dejasen de engañarnos con lo absurdo.
Ojalá pudiera hacerte cosquillas por un rato
y convertirte en ese gato que tiene siete vidas
para que así te transformases en un sensato
que me pide volverme loca por un rato
<<olvídate del mundo>>
pareces decirme mientras tanto.
El mundo ya se puede parar que yo seguiré bailando.
Siete vidas son muy pocas para quien comete tantos errores,
tu y yo lo sabemos.
Y a lo lejos suenan los tambores de mi pecho,
cada vez que tú
me tocas
me miras
me acurrucas en tus brazos,
te juro que suena un redoble entre mis costillas.
<<no quiero que me rompan de nuevo>>
me dice el corazón asustado.
<<Inténtalo de nuevo>>
le suplico mientras elevo la mirada a tus labios.
Es de noche suena Sabina,
suena mi sangre bombeada desde mi pecho,
suena mi cabeza pidiéndome mas cuidado,
suena el tacto de tus manos haciendo de mi piel su pista de aterrizaje,
y se me olvida todo con tu chantaje de boca.
Alguien me dijo que los amores de verano son los mejores errores,
y dicen que el tiempo todo lo cura,
pero con esa locura de labios,
como quieres que me centre.
Al final, entre copa y copa
se nos acabara el verano,
y llegara septiembre con su liderazgo.
El verano nos trajo la locura,
el invierno os traerá la cura
que acabara con las alturas
a las que tu me llevaste al besarme.
Tu eres el que mejor sabe
que siempre habrá miedos de mas
y besos de menos.
Millones de eneros reducidos al frió
y besos e tu boca sin ser ninguno mio.
Siempre habrá veranos para cometer errores,
inviernos para recordarlos.
Noches de amor y copa,
en las que alguna loca te convierta en cuerdo.
muerdo el polvo si es por ti,
pero no olvides que pienso comerme el mundo, aunque
tu
no
estés
aquí
cuando sea invierno.
acuérdate de mi dentro de un tiempo,
de la historia de dos personas que se enamoran
e intentaron poner su mundo en pie
y buscar sentido al desastre,
una única noche de verano


                                                                                                      -Loreto Sesma

martes, 26 de abril de 2016

Huesos.

Ella se mira al espejo y ve un precipicio. Tiene el vicio inconfesable de odiar su cuerpo. Siente que su pecho va a estallar, que sus lagrimales van a estallar, que todo su mundo va a estallar. Tiene un grito atrapado en la garganta que no le deja gritar. Una mirada preciosa en los ojos oculta debajo de una mentira que le ha hecho creer esta mierda de sociedad. Nadie la entiende. Ella solo quiere ser una niña bonita, mirarse y no ver un desastre hecho cuerpo. Quiere un cuerpo de revista. ser la artista, la musa, la excusa de alguien para retratarla en un lienzo. Y entonces...

Entonces poco a poco se va convirtiendo en hueso, se vende por un beso. Empieza a ser eso que tu le obligaste a ser. Le empiezan a fallar las fuerzas, porque piensa que ella no es una niña valiente, porque su cabeza solo le miente.

Ella no sabe que su risa es mi música preferida, que sus ojos son como dos soles y que vendería mi pecho por volver a verla como antes. Que quiero recuperar a esa niña que regalaba abrazos, que no era retazos de lo que esta sociedad nos ha querido vender. Esa niña con su sonrisa risueña, que soñaba con volar y jugaba a ser princesa. Esa niña que tan joven y tan bonita... Joder.. Cuantísimas primavera tienes por dentro. ¿Qué hay que hacer para cerrarte los ojos y que te mires adentro? Y te olvides del mundo. De las personas que te llevaron a esta sepultura. Dime qué hay que hacer para acabar con esta mierda que te está consumiendo.

Cielo, ya sabes que yo nunca miento. Y solo un imbécil no te miraría como una flor que floreciendo fue, es y será siempre la más bonita.

                                                                                 -Loreto sesma

jueves, 18 de febrero de 2016

Arriba los corazones.


No es porque seas preciosa, ni porque apenas creas en el amor. Tampoco es porque al cruzar las manos tus dedos siempre sobresalgan sobre los míos.
No es por tu mirada constante, ni por tus ganas de cambiar el mundo. Tampoco por la puerta al cielo que tiene tu sonrisa algunos lunes.
No es porque hagas volar nubes cuando te aviso de mis tormentas, ni porque dibujes mi hoyuelo izquierdo cada vez que te hablo de guerras sin tregua.
De verdad, te lo juro, tampoco es porque entiendas de "pe" a "pa" todas y cada una de mis expresiones, ni porque te partas de risa con mi risa, ni porque andes como una princesa, ni porque habites en el mundo como una reina.
No es porque en la cama bailes como nadie, no es porque te muevas como una serpiente en la vida, no es porque tus películas sean mis historias, no es porque tus lágrimas sean mis ganas de matar, ni tampoco porque tu ombligo sea la llave a los días de verano.

Es por la magia, por el ruido, por las interferencias. Es por la complicidad, por los besos en la nariz, por el invierno. Es pura y sinceramente porque eres la única persona por la que yo renunciaría al resto.

                                                                                                                      - Irene X

domingo, 14 de febrero de 2016

Ella sonríe el 14 de febrero.

Estás preciosa.
Sí, estás preciosa cuando te enfadas,
cuando lloras sin motivo alguno,
cuando sonríes,
mientras te apartas ese mechón de pelo que te molesta en los labios,
o mientras miras al vacío, hundida en aquella canción, que te recuerda a él.

Cuando digas que tienes un cuerpo de mierda,
o que ''cómo me gustaría a mí tener los ojos o el culo que tiene esa'';
cuando sientas que no puedes vencer sola cualquier día de la semana,
cuando estés triste, cabizbaja...
Recuerda, que eres preciosa.

Recuérdalo,
cuando veas que "ese", pasa de ti,
cuando no haya nadie que el lunes por la mañana te desee una feliz semana,
cuando no recibas ni un maldito mensaje durante días;
por favor,
recuérdalo; eres preciosa.

No dejes que la sociedad te etiquete con adjetivos que más les gustaría a ellos tener,
que te ponga una talla de ropa de la sección de vestidos anchos o demasiado estrechos,
ni que decidan por ti, lo que quieres que entre o salga de tu coño.
No dejes que nadie te diga jamás que no estás preciosa.
Lucha, lucha...
hazlo por ti, porque te lo digo yo, porque estás preciosa.
Cuando todo venga de repente,
como si fuera un puto tsunami que arrasa contigo,
y te hunde,
y te ahoga,
y te quita lo que más quieres,
y no deja que respires ni un puto momento.
Joder, ¡recuérdalo!, estás preciosa
Diles a todos aquellos que se han reído alguna vez de ti,
a los que se han burlado,
a los que han presumido de tener esto o lo aquello,
e hicieron que tú te fueras siempre cabizbaja,
pensando en todas esas palabras;
diles ahora, que estás preciosa
y no les expliques el porqué.

Cuando lo veas besar a otra,
pasear con otra,
o mirar a otra como te miraba a ti.
Sonríele;
porque tiene una ex preciosa.

Cuando nadie apueste por ti,
coge todas tus fichas y hazlo tú.

Cuando ya no te quede nadie en quien creer,
cree en ti.

Cuando ya no tengas nada que querer,
quiérete a ti.

Cuando ya no tengas por quien sonreír.
sonríe por ti.

Y cuando ya nadie te lo diga,
recuerda que yo lo hice una vez,
que te lo dije...

que estás preciosa.

Y si,
esto es para ti;
la que me lees,
la que has sonreído
o a la que le ha entrado ganas de llorar;
la que estás igual de sola que yo,
y te gustaría que hubiera alguien ahí,
este puto 14 de Febrero,
que te dijera que estás preciosa,
así...
enamorada....




domingo, 27 de diciembre de 2015

Vuelve.

No puedes decir adiós a aquello que todavía no ha empezado. No puedes decir que lo oscuro es tristeza si no has visto sus ojos irradiando felicidad. No puedes rendirte si no lo has intentado. No puedes morir si todavía no has vivido. El vapor del café por las mañanas y almohadas empapadas de ti por las noches. Lluvia y mar, sombra y ciudad, nada más en una rutina que ha llevado todo menos tu nombre. Quiero dejarte. Dejarte con las ganas de que el día tenga veinticinco horas. Dejarte con mi sabor y mi aroma por toda tu piel. Con ganas de mi, de nosotros. Porque sí, porque me has hecho así. Porque contigo no existen las ganas de rendirse, ni los malos recuerdos y el miedo pierde todo el sentido. Porque contigo el pintalabios no se queda nunca. Sonrisas que huyen y se disfrazan de ti, camas vacías que te buscan, corazones que te sufren y labios destrozados que solo saben decir vuelve.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Consecuencias

Que fuimos un tiempo,
y luego se fue ella,
y me fui yo.

Y no volvimos,
nunca,
a estar
en ninguna parte.